escopetina.

 
Szukam: rozrywki
Znak zodiaku: Skorpion
Urodziny: 1989-11-17
Rejestracja: 2019-07-18
Marzo y tú" ∞ ᓚᘏᗢ "¿czy pisałam już dziś Tobie jak bardzo Cię kocham? ∞ ヅ
Punkty75więcej
Następny poziom: 
Ilość potrzebnych punktów: 125

LOS MALES ACTUALES.

Un mundo asomado a lo insustancial, anclado en lo insustancial. Un mundo a la deriva de la inmediatez, a expensas de lo material.
La insatisfacción del que lo tiene todo y descubre que no tiene nada, pues no se tiene a sí mismo.
Las posesiones que nos poseen hasta que no queda ni rastro de nosotros.
La soledad como sistema de medida del siglo en el que vivimos.
La hiperconexión y la hipersoledad de las redes sociales, el mundo como una gran red social.
Tú hablando a una pantalla, tú mirando una pantalla, tú ansiando otra pantalla, tú licuado en la pantalla.

Tú esperando.

El hombre súbdito de la tecnología. Somos carne al servicio de las máquinas y no al revés.
Quién sirve a quién? Quién sigue a quién? Quién manda a quién? Quién dicta a quién? Quién atrapa a quién?
La máquina o el ser humano?

Y un único dios, el deseo: de las cosas que no se tienen, de las cosas que no se alcanzan y la codicia detrás de los anuncios
llamándonos desde la televisión para explicarnos el modo de llenar nuestros vacios y sus ángeles malditos..
El consumismo, el derroche, la banalidad, la falta de empatía en un mundo que nos empuja a competir,
a ser más que el otro, a ganar más, a ser más admirado, en una carrera en que la pantalla donde se dibuja nuestro deseo
no permite que veamos lo que hemos logrado, ni lo que somos, siempre falta algo, siempre hay vacío.

Somos la civilización de la instantaneidad, de la fama antes que el talento; y todos hablamos, todos hablamos demasiado.
Incontinencia verbal, no nos guardamos nada, disparamos con bala, subimos al barco de la crítica y ya no recordamos a Machado
cuando decía que "la libertad no consiste en decir lo que se piensa, sino en pensar lo que se dice", nadie lo recuerda.

Y el miedo, allí reinando. El miedo a no aparentar lo suficiente como para ser admirado, el impulso inacabable de gustar a los demás.
Y todos los miedos. El miedo al futuro, el miedo a no tener, el miedo a no ser lo suficientemente  merecedores del amor.
Y sabes qué te digo? Que el futuro no existe. Y que no hay ser humano, por oscuro que sea, que no se merezca,
aunque sea por un instante, ser amado por otra persona.


                                                                                                              MARWAN
(A mí este texto me hace reflexionar)



https://youtu.be/3iIQtNihEi8